Daños en el derecho de familia

Falta de reconocimiento y reconocimiento tardío de hijos – Improcedencia del daño moral por no mediar negativa incausada al reconocimiento – Falsa denuncia de abuso – Falsa atribución de hijos matrimoniales – Daño por ineficacia en el tratamiento anticonceptivo – Daño por error de diagnóstico en la prueba pre-natal – Daño de procreación – Obstaculización e impedimento del régimen de visitas – Vía procesal, legitimación pasivo y cuantificación del daño en cada caso – Marco normativo constitucional e infraconstitucional – Actualización de la jurisprudencia nacional, provincial y extranjera

Materiales:

 

Descargar Power Point Marco normativo

Descargar Power Point  Descargar Daño moral por falta de reconocimiento paterno

Descargar Power Point  Descargar Daño moral por falta de reconocimiento paterno

Descargar Power Point  Descargar Daño moral por reconocimiento paterno tardío

DescargarDaño moral por falta de reconocimiento materno 

Descargar Power Point   DescargarDaño moral por falsa denuncia de abuso sexual

 Reparación integral del daño por falsa denuncia.

Descargar Power Point   DescargarDaño moral por falsa atribución de hijos

DescargarNo siempre el no reconocimiento de un hijo biológico configura una omisión antijurídica. Improcedencia del daño moral por no mediar negativa incausada al reconocimiento del hijo por parte del padre. Fallo de la Sala II de la Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial de Azul (Provincia de Buenos Aires) en la Causa n° 51.715 – “P., S. M. c/ C., R. V. s/ Daños y perjuicios” , del 28/10/2008

DescargarFallo de la Sala 3ª de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Mercedes sobre procedencia de la reparación del daño moral y material. Pérdida de la chance del hijo de obtener otra opción terapéutica en el tratamiento de la hipoacusia – “G., J. v. H. O. J.” – 5/3/2009

Fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires en la causa  Ac.59680,  “P.,M.D. c/A.,E s/Filiación e indemnización por daños y perjuicios”, del 28/4/98. Lo que provoca que el daño moral deba ser resarcido es la negativa infundada al reconocimiento de un hijo…

Daño por ineficacia en el tratamiento anticonceptivo (“niños no queridos”). Daño por error de diagnóstico en la prueba prenatal (“niños con deficiencias”). Daño de procreación.

Wrongful birth. Responsabilidad por nacer enfermo.

Clases de acciones por “injusticias prenatales”: nacimiento injusto, vida injusta y embarazo injusto
WRONGFUL BIRTH: (conocida también como ‘nacimiento injusto’) es la acción mediante la cual
ambos, o cualquiera de los padres de un niño demandan a su médico y/o a su centro médico por no haber detectado o no haberles informado que darían a luz a un niño enfermo, privándolos, en consecuencia, de tomar una decisión informada sobre la continuación o interrupción del embarazo o cuidados especiales en el parto o métodos muy estrictos de contracepción.
Se trata de acciones intentadas por el o los padres de un niño que nace con una incapacidad o retardo severo que probablemente hubiera determinado que los padres abortaran o tomaran medidas especiales en la concepción y parto.” (En general se asocia con la posibilidad de abortar y se ejerce en las legislaciones que permiten el aborto)WRONGFUL LIFE: (conocida también como ‘vida injusta’) es la acción mediante la cual un menor, o adulto en representación del menor, demanda al médico y/o al centro médico de sus progenitores, en la medida que de no haber sido por (a) su diagnóstico negligente y/o (b) la información incompleta o errónea que le fue brindada a sus padres, él no hubiera nacido para experimentar el sufrimiento propio de su enfermedad congénita”.
WRONGFUL PREGNANCY: (conocida como ‘embarazo injusto’) es la acción mediante la cual
ambos, o cualquiera de los padres reclaman que debido a la negligencia de su médico al (a) recetarles o suministrarles anticonceptivos; (b) realizarles una esterilización o (c) practicarles un aborto concibieron a un niño no planeado”.

♦ MAYORÍA DE EDAD ANTICIPADA: Prescripción médica de anticonceptivos a personas menores de edad

Fallo de la Sala 1a. de la C.Civ. y Co.San Isidro, causa 89403 reg.160, “M.de D.R., M. v.Municipalidad de Vicente López sobre amparo” – 7/5/2002:

“si el menor adulto debe reconocer hijos extramatrimoniales sin autorización de sus padres, también puede adoptar las prácticas anticonceptivas lícitas para evitar tenerlos”

“si el menor no reconoce estos hijos extramatrimoniales responde por los daños y perjuicios por su no reconocimiento”

“Si el menor a partir de los 16 años tiene la obligación personal de reconocer a sus descendientes y es personalmente responsable por no hacerlo, no se le puede impedir el acceso a las técnicas de control de la natalidad en aras a la patria potestad, cuando los padres que se oponen nunca serán los responsables del hijo concebido, ni del no reconocimiento “

“V.- Se plantea el punto en conflicto que consiste en determinar si los médicos deben prescribir los métodos anticonceptivos a menores teniendo en cuenta que los menores se encuentran sujetos a la Patria Potestad de los padres ( art. 264 del Código Civil). En principio hace falta el consentimiento informado, pero la negativa a ese consentimiento por parte de los padres en menores mayores de 16 años no pasaría el test de la razonabilidad por dos cuestiones: a) En nuestro país los menores mayores de 16 años no necesitan autorización paterna para reconocer hijos extramatrimoniales. Así lo expresa claramente el artículo 286 del código civil al decir que ” El menor adulto no necesitará autorización de sus padres……para reconocer hijos……” Es absolutamente claro que  si el menor adulto debe reconocer hijos extramatrimoniales sin autorización de sus padres, también puede adoptar las prácticas anticonceptivas lícitas para evitar tenerlos. b) Además si el menor no reconoce estos hijos extramatrimoniales responde por los daños y perjuicios (MEDINA, Graciela “Responsabilidad por falta de reconocimiento de hijo” Revista de Daños) por su no reconocimiento, ello así carece de justificación alguna negarle a los menores el acceso a las técnicas de control de la natalidad y cargarlos con el deber del reconocimiento de la prole que se les impide evitar y con los daños que ello genera. Si el menor a partir de los 16 años tiene la obligación personal de reconocer a sus descendientes y es personalmente responsable por no hacerlo, no se le puede impedir el acceso a las técnicas de control de la natalidad en aras a la patria potestad, cuando los padres que se oponen nunca serán los responsables del hijo concebido, ni del no reconocimiento. En orden a la capacidad para reconocer hijos solo hace falta contar con 16 años de edad, mientras que para contratar se requieren 21 años de edad., aparece entonces como que existe una mayoría anticipada en el derecho del menor a su propio cuerpo y en la responsabilidad que debe tener por el fruto de su concepción. En tal orden de ideas también se le debe permitir evitar la concepción mediante métodos lícitos es decir no abortivos.”