Memoria viviente y Bioética de los Derechos Humanos

Proyecto Memoria: Proyección del video “Infancia a prueba”

Laboratorio de Estudios en Bioética y Ética de la Investigación de la Universidad de Brasilia y Proyecto UBACYT D020

 

 

 

 

Fecha: 24 de agosto de 2010 – 18 hs

Lugar: Salón Auditorium, Facultad de Derechos, Universidad de Buenos Aires

 

DISERTANTES:Marcelo ALEGRE (Secretario de Investigación de la Facultad de Derecho de la UBA, Fernanda María LEDESMA (Coordinadora del Comité de Bioética de Pediatría del Hospital Juan P.Garrahan), Juan SEDA (Director de la Carrera y Formación Docente de la Facultad de Derecho de la UBA) y María Silvia VILLAVERDE (Jueza del Tribunal de Familia N° 3 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora)

 

Simposio sobre Ética de la Investigación Biomédica y Derechos Humanos:

Organizado por el UBACYT D020 y el Laboratorio de Estudios en Bioética y Ética de la Investigación, el 24 de agosto se desarrolló el Simposio “Ética de la Investigación Biomédica y Derechos Humanos” del que participaron expresando unas palabras Patricia SOROKIN (Directora del  UBACYT DO20), Dirce GUILHEM (Directora del  LABORATORIO, con Sede en la UNIVERSIDAD NACIONAL DE BRASILIA), José Antonio PAGÉS (representante de la Organización Panamericana de la Salud –OPS- en Argentina), Tulio ORTIZ (Profesor Emérito y Presidente de la Comisión del Bicentenario, Facultad de Derecho, UBA), Marcelo ALEGRE  (Secretario de Investigación, Facultad de Derecho, UBA), Fernanda M. LEDESMA (coordinación del Comité de Bioética del Hospital de Pediatría Juan P. Garrahan), Juan A. SEDA (Director de Carrera y Formación Docente, Facultad de Derecho, UBA) y María Silvia VILLAVERDE (Jueza del Tribunal de Familia Nº 3 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora).

 

En primer lugar, José Antonio PAGÉS agradeció a Salomon FELDBERG por “su desprendimiento, por su legado, porque la decisión de entregar una serie de relatos testimoniales de lo que fue solo una parte de esas investigaciones en seres humanos, con personas inconsultas y obligadamente, que durante todo el Holocausto se llevaron a cabo, siendo necesario cada vez más recuperar esos testimonios”. Por ello, reconoció que el testimonio es una contribución importante para la comunidad científica internacional, para los profesionales de la generación de ahora y las futura, ya que “los materiales que se están produciendo con su testimonio, es un material tremendamente importante para contribuir a la formación de mucha gente en materia de ética médica”.

 

Seguidamente, el Dr. Tulio ORTÍZ recordó a Victor Frank y su pensamiento sobre la vida: “La muerte como final del tiempo en que se vive, solo puede causar pavor a quien no sabe llenar, el tiempo en que les es dado vivir“, tras lo cual hizo un fuerte alegato por la vida, creencia que debe unir -sostuvo- a todos, creyentes y no creyentes, dada su singularidad en el Universo. Finalmente, expresó que Salomon Feldberg “supo llenar el tiempo que le fue dado vivir“. Acto seguido le hizo entrega de una medalla conmemorativa del Bicentenario acuñada por nuestra Facultad.

 

Posteriormente, Patriica SOROKIN Y Dirce GUILHEM, realizadoras del video y responsables de la iniciativa, tuvieron a su cargo presentar el “PROYECTO MEMORIA”, cuya finalidad es rescatar con textos, discursos e imágenes la historia de la ética de la investigación para utilizarlos como nexos históricos y mejorar la práctica científica actual.

 

Luego de la proyección del video “INFANCIA A PRUEBA”, el Dr. Marcelo ALEGRE felicitó y agradeció al equipo de trabajo como a Salomon FELDBERG por la iniciativa que “es inmensamente importante para la comunidad y, en particular, para la nuestra Facultad, ya que en esta Casa entendemos al derecho no simplemente como una actividad profesional o como el manejo de ciertas habilidades o técnicas sino como una al servicio de los derechos humanos, fundamentada en principios y valores éticos”.

 

Fernanda M. LEDESMA manifestó la obligación que siente de reflexionar sobre el testimonio de Feldberg, que “contó todo lo que no se tiene que hacer en investigación y sobretodo en investigación con chicos”.

 

Asimismo, sostuvo que los fines no justifican los medios, ni los niños pueden ser un objeto de investigación ya que son un fin en sí mismo, como tampoco “ningún conocimiento de la humanidad puede justificar el tratar a las personas como un objeto de investigación”.

 

Entretanto, María Silvia VILLAVERDE afirmó que el testimonio de Feldberg en  el video “INFANCIA A PRUEBA”, como acto personal de recordar y narrar, “constituye una manifestación del lazo de solidaridad entre las víctimas que sobrevivieron y los potencialmente victimables de la experimentación científica”.

 

En relación al video como documento testimonial, subrayó que constituye una  buena práctica  en el marco de la experimentación científica “como una salvaguardia efectiva contra la repetición de tales actos en la experimentación científica, en el sentido de preservar su experiencia para la memoria colectiva”.

 

Por su parte, Juan A. SEDA destacó el trabajo de las productoras en la realización del material pedagógico que es de suma importancia porque “un testimonio de tal índole favorece un debate fundamental, habilita la posibilidad de no olvidar y de retomar discusiones pendientes”.

 

Consecuentemente, resaltó la aparición del profesor de la Universidad que se acerca a los chicos sin explicarle en que consiste el experimento y “pone su conocimiento académico en una mala vía, y nos interpela como universitarios para ver que uso estamos haciendo de nuestro conocimiento y como ponemos a este en juego respecto del poder”.

 

Para cerrar el evento, la actriz Luisa KULIOK reconoció que es un día de felicidad porque “Salomon pudo contar su historia y nosotros escucharla, de manera que la memoria se hizo presente y se impuso con toda si fuerza y toda su posibilidad reparadora”.

 

El documental “Infancia a Prueba”, que apela a la reflexión sobre cuáles son los límites de la investigación biomédica a través del relato de uno de sus sobrevivientes, Salomon Feldberg,   fue producido, conjuntamente por el Laboratorio de Bioética y Ética de la Investigación (UnB) y el UBACYT D020 (UBA), como material educativo, sin fines de lucro, para la capacitación de estudiantes de pregrado y postgrado, investigadores, miembros de comités de ética, responsables de políticas públicas y la sociedad en general. (Telam)

 


BIOÉTICA DE LOS DERECHOS HUMANOS

“La justicia es un deber absoluto para la bioética de los Derechos Humanos porque ella constituye el respeto mismo del valor incondicionado de la dignidad humana. Ese respeto se expresará en el conjunto de los Derechos Humanos como modo de hacer realidad en el mundo ese valor de la dignidad humana, pasando del reconocimiento y respeto de lo valioso al deber de realizarlo en la esfera práctico-moral.”

“El desafío de practicar una bioética verdadera nos exige alcanzar una conciencia crítica sobre la vida y el vivir que tenga su origen en la intuición sensible y emotiva de lo indigno y se proyecte en la voluntad racional de lograr un acto de justicia. Por ello los Derechos Humanos y la bioética tienen su punto de vinculación indisociable en la dignidad humana y en los actos reinvindicativos de la misma a que nos conduce toda indignación.” 

(Bioética de los Derechos Humanos, Juan Carlos Tealdi, Diccionario Latinoamericano de Bioética, pag.177)