Discriminación


PANEL sobre Aportes de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (ONU)

El objetivo principal de esta mesa es ubicar la tartamudez en el conjunto de deficiencias que pueden fundar  una discapacidad, en la medida en que operen sobre el funcionamiento humano provocando limitaciones en la actividad y restricciones en la participación (OMS/Clasificación Internacional del Funcionamiento de la Discapacidad y de la Salud , 2001). La Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, firmada en Naciones Unidas en 2006 y ratificada por Argentina en 2008, hace referencia a la responsabilidad de los Estados para efectivizar los derechos  de todas las personas afectadas, posibilitando la eliminación de obstáculos y la construcción creciente de facilitadores que reduzcan el impacto discapacitante de las deficiencias. Su difusión, aplicación y cumplimiento se expondrá aquí  también como responsabilidad ineludible de la comunidad científica, profesional y general

 

Prof. Silvia Bersanelli  (Secretaria General de la CONADIS)

Profesora de Educación Especial y Magister en Integración de Personas con Discapacidad (Universidad de Salamanca) Ex Directora de Educación Inclusiva de la Prov. de La Pampa. Actualmente es Secretaria General de la Comisión Nacional Asesora para la Integración de Personas con Discapacidad (CONADIS)

Dra. María Silvia Villaverde (Abogada y contadora pública UBA. Jueza del Tribunal de Familia N° 3 de Lomas de Zamora)

Abogada y Contadora Pública (UBA). Especialista en Metodolgia de la Investigacion Cientifica (UNLa). Especialista en Derecho de Familia (UBA). Docente universitaria de grado y posgrado. Actualmente se desempeña como Jueza del Tribunal de Familia N° 3 de Lomas de Zamora. Asesora Académica del Consejo  de la Magistratura de la Prov de Bs  As en derecho de familia y en justicia penal juvenil.


ABSTRACT:

Las panelistas estarán orientadas a  resaltar el valor de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, considerando  que es el primer tratado de Derechos Humanos de Naciones Unidas del siglo XXI, con amplia recepción por parte de los países (ratificado por 88 países) y el primer tratado internacional firmado y ratificado por la Unión Europea. E

Es de destacar que el tratado no  se circunscribe al reconocimiento de derechos y libertades, sino que su eje de acción es la efectividad de la protección jurídica que consagra, siendo uno de sus líneas de acción,  precisamente,  la transformación de la percepción social sobre la discapacidad.

El modelo social y de justicia que incorpora su texto, distingue claramente las deficiencias personales, que en mayor o menor medida porta el ser humano por su condición de finitud, de la discapacidad que la sociedad ha venido generando y reproduciendo selectivamente al elevar barreras y obstáculos adicionales –tanto materiales como actitudinales- a la inclusión comunitaria y a la  participación social activa e igualitaria.

Su difusión, aplicación y cumplimiento se expondrá aquí  también como responsabilidad ineludible de la comunidad científica, profesional y general.

En particular, se hará referencia  a la construcción social de identidades positivas, con enfoque de derechos y  el refuerzo que supone la responsabilidad internacional que le genera al Estado no cumplir con “debida diligencia” con las obligaciones contraídas al firmar, aprobar y ratificar un tratado de derechos humanos (Ley 26.378)