La trata de personas se define en el Protocolo de Palermo como “la captación, el transporte, el traslado, la acogida o recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación“.

La trata de personas, es un problema grave que afecta a las poblaciones en situación de mayor vulnerabilidad, viola sus derechos humanos y requiere una respuesta estatal y un tratamiento integral del problema en el que resultan centrales los enfoques a adoptar: enfoque de derechos humanos, de género, generacional y étnico racial.

El Día Internacional contra la Trata de Personas que se evoca cada 23 de septiembre fue instaurado por la Conferencia Mundial de la Coalición Contra el Tráfico de Personas en coordinación con la Conferencia de Mujeres que tuvo lugar en Dhaka, Bangladesh, en enero de 1999, para conmemorar  una fecha argentina: la del 23 de setiembre de 1913,  día en el que fuera sancionada la ley 9.143 – la primera norma legal en el mundo contra la prostitución infantil, denominada Ley Palacios y  pionera en la región en la protección de las víctimas de la explotación sexual y penalización de sus responsables.

La Ley Palacios, sancionada en 1913, constituyó un hito reconocido mundialmente: fue la primera norma en el continente americano destinada a proteger a las víctimas de la explotación sexual,  combatiendo el flagelo y penalizando a los responsables. El autor y propulsor fue el Dr. Alfredo Palacios, primer diputado nacional socialista de América Latina, quien a comienzos de siglo XX buscaba erradicar la trata de mujeres de los prostíbulos locales.


A casi 100 años  la Argentina cuenta con la Ley 26.364 (2008) que, retomando el espíritu  de su predecesora, adecua las medidas destinadas a prevenir y sancionar la trata de personas, asistir y proteger a sus víctimas al contexto actual en donde, lamentablemente, todavía constituye un delito de máxima  preocupación mundial.

El Ministerio de Justicia de la Nación es el organismo encargado de instrumentar la ley actual y garantizar su cumplimiento a través del “Programa: Las víctimas contra la violencia”.

Además, el 2 de diciembre de cada año se conmemora el Día Internacional de la Abolición de la Esclavitud – fecha que habremos de tener presente porque la trata de personas es una de las formas que precisamente adopta la esclavitud en la actualidad.

El 2 de diciembre recuerda la fecha en que la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó el Convenio para la represión de la trata de personas y de la explotación de la prostitución ajena (resolución 317(IV) Documento PDF, de 2 de diciembre de 1949).

El 18 de diciembre de 2002, la Asamblea General, en su resolución 57/195 Documento PDF, decidió proclamar el año 2004 «Año Internacional de conmemoración de la lucha contra la esclavitud y de su abolición.» El 28 de noviembre de 2006, la Asamblea General designó el 25 de marzo de 2007 Día internacional de celebración del bicentenario de la abolición de la trata transatlántica de esclavos (resolución 61/19 Documento PDF).

El 18 de diciembre de 2007, la Asamblea General, en su resolución 62/122 Documento PDF, decidió designar el 25 de marzo Día internacional de recuerdo de las víctimas de la esclavitud y la trata transatlántica de esclavos, para que se conmemore anualmente a partir de 2008 como complemento del ya existente Día Internacional del Recuerdo de la Trata de Esclavos y su Abolición de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.